Lesbofobia lésbica

La lesbofobia es un grave problema que afecta a la comunidad LGBT+. Lo peor es que no solo la ejercen otras personas hacia las lesbianas, sino incluso las lesbianas hacia ellas mismas. 


¿Qué es la lesbofobia?
«Rechazo, discriminación, invisibilización, burlas y otras formas de violencia basadas en prejuicios, estereotipos y estigmas hacia las mujeres lesbianas».


Se diferencia de la homofobia porque las formas de violencia y opresión son muy específicas en función del componente de género. A diferencia de la discriminación por homofobia, la lesbofobia discrimina doblemente a las lesbianas: por mujeres y por homosexuales.


El origen de este tipo de discriminación radica en que las lesbianas rompen el modelo tradicional del patriarcado al ser mujeres y al ser sexualmente independientes de los varones. 


Actitudes y posturas de lesbofobia interiorizada
La lesbofobia tiene un alto componente machista y, desafortunadamente, las mujeres no estamos exentas de repetir esos machismos. Al contrario, es muy frecuente que las mujeres también tengamos actitudes y conductas machistas aprendidas. El problema es que estas actitudes son violentas con nosotras mismas y con las demás mujeres con las que nos relacionamos. 


Sin darnos cuenta caemos en la autodiscriminación, como la negación de tu orientación sexual o el rechazo hacia las lesbianas “masculinas”.


Otra forma de lesbofobia es la cosificación e hipersexualización de otras mujeres. Tampoco es raro encontrar lesbianas expresándose de otras mujeres como si fueran objetos. Hablan de las chicas con las que han estado como si fueran conquistas o trofeos, comparten nudes e información privada y/o acosan a otras mujeres. 
Y, por supuesto, una de las más graves expresiones de lesbofobia es la violencia, tanto física como emocional. 


Es muy probablemente todas hayamos tenido alguna de estas actitudes en algún momento de nuestras vidas. De cierta forma, es esperable porque es lo que aprendemos de la sociedad machista y heteropatriarcal en la que vivimos. Pero eso no es pretexto para no hacernos conscientes y dejar de hacerlo.


Es importante analizarnos a nosotras mismas, nuestras relaciones con otras mujeres y busquemos ser siempre igualitarias y respetuosas. La lesbofobia sigue estando a la orden del día fuera de la comunidad LGBT+, no la promovamos también entre nosotras.


Fuente: soyhomosensual.com
 

© 2018 por 4Garbarini Comunicacion